Granola de nueces y quinoa con yogur vegano de coco

enero

He decidido que este será un año muy bueno.

Enero es el primer capítulo de un nuevo libro. Una increíble aventura y historia de amor llena de sueños, proyectos y recetas saludables.

El futuro depende de lo que hacemos hoy y tenemos en nuestras manos 365 posibilidades para ser más felices.  Los más felices!!!! Muchas oportunidades para cometer errores y aprender de ellos; mejorar, hacer y crecer.

Entonces, ¿por qué no empezar comiendo más sano? Dale a este año la oportunidad de ser un gran año. El año que cambiará tu vida en un estilo de vida.

Desde el momento en que decides comer sano, te sientes bien, con energía y de mejor humor. También aumentan tus sueños, tu capacidad mental y tu organización. Trabajas con pasión y alcanzas tus metas. Te levantas temprano y das gracias a la vida. Te sientes motivado y te encanta esta sensación.

Y a poco a poco, día a día, le vas dando forma a tu vida. Todos los aspectos mejoran y se completan.

Normalmente cuando empiezas a comer sano, las mejoras son rápidas, pero quizás a veces tienes la impresión de que nada cambia. La verdad, es que a final de año mirarás hacia atrás y todo será diferente. ¡Para bien!

¡No te rindas! Las grandes cosas llevan su tiempo, requieren esfuerzo y trabajo.

Sé amigo de tu cocina y no tengas miedo a experimentar. El punto número uno son los ingredientes frescos y las recetas caseras. Empieza con cosas simples y di adiós al azúcar blanco.

Granola de nueces y quinoa con yogur vegano de coco

Yogur de coco

  • 100 gr de pulpa de coco
  • 2 cda de agua de coco
  • 1 cda de coco rallado
  • 1 cápsula de pro biótico

 

Granola de nueces y quinoa

  • 1 taza de nueces frescas
  • 1 taza de copos de quinoa
  • 2 cda de néctar de agave
  • 1 cdta de mantequilla de coco

Para el yogur, mezcla todos los ingredientes en una licuadora hasta obtener una textura sedosa. Viértelo en un recipiente hermético, cúbrelo con un paño de cocina y déjalo reposar en un lugar completamente oscuro. 12 horas después, abre el frasco y tu yogur estará listo para comer.

Para la granola, precalienta el horno a 160º. Casca las nueces frescas y colócalas en un bol junto con los copos de quinoa. Agrega la mantequilla de coco y el jarabe, revuelve cuidadosamente con una espátula de madera hasta crear grandes y crujientes copos.

Cubre una bandeja de aluminio con papel de hornear, coloca la granola encima y déjala hornear durante unos 20 minutos, hasta que estén bien doradas y tu casa huela a tostado!

Cada cucharada es una explosión crujiente de un delicioso sabor y salud. El bienestar de tus nuevas mañanas.

¡Feliz enero!

Bárbara

Deja un comentario